El arte de procrastinar

¿Por qué lo dejo todo para el último momento? O, no sé cómo lo hago, pero siempre llego tarde.

Éstas dos frases las escucho muy habitualmente.

Si te sientes identificada con alguna de ellas o con ambas, tranquila… si quieres, se pasa… jajaja.

Durante muchos años he sido una especialista en procrastinar.

Procrastinar es la palabra técnica, significa que te demoras en hacer las cosas, las dejas para mañana, te lías con el móvil, el ordenador, las uñas… cualquier distracción es buena para no hacer lo que tienes que hacer.

Esto se puede traducir en llegar con la hora pegada o tarde a tus citas, entregar los trabajos en el límite del tiempo o con la fecha pasada, etc.

Hoy me gustaría abordar este tema desde distintos enfoques. Desde la mirada de la Descodificación Biológica Original y desde el Coaching Estratégico.

La mirada biológica

Como sabes, para la DBO, el síntoma es la mejor solución que ha encontrado la Biología junto con tu subconsciente para solucionar un problema.

Por tanto, si el síntoma es llegar tarde o dejar las cosas para el último momento, es porque en algún momento esto fue la mejor solución.

La pregunta sería, ¿cuándo llegar a tiempo o entregar las cosas en plazo fue peligroso?.

Puede que según has leído la pregunta te haya venido la respuesta en forma de imagen, situación o incluso que tu cuerpo haya reaccionado. La invitación es a que sientas todo lo que venga y sin intentar cambiarlo, dejes que pase.

O puede que no lo recuerdes en este momento. Igual en unos días recuerdas alguna situación o puede que no.

El suceso puede estar en tu vida o en la de alguno de tus ancestros. Puedes preguntar a tus familiares si ha sucedido algo muy fuerte, con un gran impacto en la vida de la persona o de la familia donde fuese perjudicial llegar antes.

La mirada estratégica

Este es el comportamiento típico del estado mental avestruz, optimismo, ver las cosas más suaves de lo que son y lo van dejando, lo van dejando hasta que ya no les queda mas remedio que hacerlo.

Esta actitud también cubre varias necesidades primarias.

La necesidad de variedad o diversión por el riesgo que supone hacer las cosas corriendo, a veces es necesario activar la creatividad para solucionarlo, etc.

Y la necesidad de importancia o reconocimiento, ya que cuando lo consigues te sientes importante o si te regañan, te llaman para ver que sucede… también te sientes importante.

Puede parecer un poco fuerte, sin embargo, cubrimos nuestras necesidades primarias sí o sí. A veces de una forma “sana” y otras no tanto.

También pueden haber creencias del tipo “no puedo sobresalir o destacar”, “no puedo ser buena en algo concreto o en general”, “si llamo la atención me rechazarán”

Dejar un informe, el estudio de un examen o algo importante para el final, te permite cometer errores, no destacar por arriba, tener excusas de por qué no lo has hecho súper bien, etc.

Como ves procrastinar es un arte y tiene sus beneficios.

A veces, la falta de claridad en lo que quieres conseguir no te permite tener perspectiva de las consecuencias de la procrastinación.

Y por último, puede ser porque asocias mas dolor a hacer algo que a no hacerlo, no entregarlo, etc. Y como nos movemos por acercarnos al placer y alejarnos del dolor, pues muy coherentemente, si algo es muy doloroso, pues no lo haces y listo.

¿Quieres seguir procrastinando?

Si la respuesta es sí, es genial. Entiendes tu comportamiento y decides seguir igual.

Si la respuesta es no, es genial. La decisión de cambio es la antesala del mismo.

Como hacer el cambio

  1. Encontrar la respuesta a ¿cuándo antes en tu vida fue peligroso llegar a tiempo o entregar algo en el tiempo indicado?
  2. Dejar que las emociones lleguen y pasen.
  3. Tener claridad en lo que sucede y a quien afecta tanto positiva como negativamente tu comportamiento.
  4. Ser consciente de las creencias que sostienen este comportamiento.
  5. Decidir sacar a tu guerrera y donde la avestruz ve problemas y que el Universo proveerá, la guerrera toma el mando y ve el evento como una oportunidad de crecimiento y aprendizaje.
  6. Asociar mucho, mucho dolor a no hacer algo o a llegar tarde, corriendo, etc.
  7. Cubrir tus necesidades de variedad e importancia de otra u otras formas mas beneficiosas para ti y para tu entorno.

Ya no tienes excusas para seguir llegando tarde o hacer las cosas “in extremis”.

¿Qué has descubierto sobre ti?.

Si te ha parecido interesante no dudes en compartirlo con tus contactos.

Si es algo que llevas tiempo intentando solucionar, no lo consigues y quieres que te acompañe, no dudes en reservar una sesión conmigo.

2 comentarios en “El arte de procrastinar”

  1. Qué interesante el blog, resulta que a mí me pasa todo lo contrario…….procuro adelantarme a las situaciones, aunque sin que me obsesione, y pensando en ello, creo que tiene que ver con una situación vivida en el trabajo en la que a pesar de que me dijeron que dejara de hacer una cosa, como soy muy perfeccionista, no lo hice y gracias a ello mi compañero y yo nos evitamos una buena reprimenda.
    Habitualmente es el no poder hacer las cosas a tiempo, lo que me genera ansiedad y eso que soy bastante anárquica, pero el poder pensar que ya me he adelantado y puedo relajarme, me sienta mejor que el estrés de pensar que no llego a tiempo con lo que tengo que hacer….
    Otra forma de ver las cosas.
    bst

    1. Muchísimas gracias Esther!
      Es genial que fruto de tu autoconocimiento gestiones así la procrastinación. Te genera mas dolor no hacerlo a tiempo que hacerlo, y muy coherentemente actúas en consecuencia.
      Es una actitud de guerrera totalmente! Enhorabuena!
      Un abrazo fuerte.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » Laura Cubero.
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de lauracubero.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.