Me cuesta tomar decisiones

¿Elijo este sándwich o ese otro? La verdad es que me apetecen los dos. ¿Por qué no te pides tu uno y yo el otro, así compartimos y probamos los dos?

¿Voy a ver esta peli o la otra? Esta semana una y la próxima semana la otra.

¿Me compro la camiseta blanca o la verde? Pues, creo que me llevo las dos.

A lo mejor conoces a alguien que le ocurran este tipo de situaciones o incluso te pasa a ti.

¡Bienvenida al mundo de la indecisión!

Si vives en este mundo de indecisión es posible que ni siquiera lo sepas o sientas que no es para tanto.

Pero, si tu pareja o algún amigo/a son así y tú no lo eres, es posible que no los comprendas. Que no te puedas creer que les cueste tanto decidirse, que te hagan el lío a ti para compartir comida porque ellos/as no pueden elegir.

Quería compartir contigo una de las explicaciones que aporta la Descodificación Biológica.

Se conoce como “el síndrome del gemelo perdido”. Explica que al inicio del embarazo, este era gemelar. Por distintas razones uno de los óvulos fecundados llegó a término y el otro no.

En la mayoría de los casos las madres ni siquiera son conscientes de la pérdida. Cuando la persona pregunta a su madre, a veces ella recuerda algún sangrado, pero sin importancia.

También puede ocurrir en casos en los que la madre se entera de su embarazo entre el segundo y tercer mes, porque el primer mes tuvo un sangrado como una menstruación. En estos casos, además, cuando la madre se entera se puede sentir muy culpable por no haberse dado cuenta antes. Y esto también puede dejar una impronta en el futuro bebé.

La sensación del bebé superviviente puede ser:

  • comprar por dos y/o no poder elegir entre dos cosas
  • hablar en plural
  • de soledad
  • no tener derecho a vivir
  • búsqueda de consideración
  • intentar no destacar
  • búsqueda de relaciones afectivas ideales

El trabajo en la sesión va a depender de cómo lo viva la persona.

En cualquier caso, hay que revisar el tiempo que estuvo en el vientre de mamá y evacuar las emociones.

Que haya habido algún sangrado durante el embarazo necesariamente no va a ser la pérdida de un óvulo fecundado.

Como siempre, en Descodificación partimos del síntoma para buscar la causa que lo provoca.

¿Qué puedes hacer si sientes que puedes tener un gemelo perdido?

  1. Observar como te sientes cada vez que estas obligada a elegir
  2. ¿Qué emoción tienes si eliges las dos opciones?
  3. ¿Qué emoción tienes si eliges una de las opciones?
  4. ¿En qué partes de tu cuerpo sientes las emociones?

Esta toma de conciencia te va a permitir distinguir las distintas emociones asociadas a la elección y además reconocerlas cada vez que aparezcan.

Por otro lado, si crees que tuviste un gemelo perdido, si en el ejercicio anterior o durante la lectura del artículo has sentido que algo se movía dentro de ti, te invito a que escribas una carta.

Una carta para tu hermano/a gemelo, en la que le agradezcas el tiempo que habéis compartido juntos y le digas todo lo que te apetezca.

Una carta en la que te despides, comprendiendo que su camino era diferente al tuyo. En la que le dices que desde hoy tu forma de honrarle es disfrutar de tu vida de forma plena.

Ahora podrás elegir (oye, que la no elección también es elegir) desde la libertad.

Si te apetece compartir tu experiencia estaré encantada de leerte y darte mi feedback. Si quieres compartir el post en tus redes sociales te lo agradezco enormemente.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » Laura Cubero.
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de lauracubero.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.