Yoga y Ayurveda – Entrevista a Violeta Arribas

La entrevista que te traigo hoy llevaba seis meses esperando ver la luz. Desde que la hicimos hasta hoy tanto mi vida como la de nuestra invitada han cambiado mucho.

Mi acercamiento al Yoga fue hace unos veinte años, cuando trabajaba dando clases en gimnasios y en uno de ellos, tuve la fortuna de conocer a dos de las profesoras.

Supuso un flechazo con ellas, Balbina y Charo, y con la práctica del Yoga. Por aquel entonces yo era absolutamente terrenal, lo espiritual me atraía, leía, preguntaba bastante…quien me iba a decir…

Al ser tan terrenal, para mí simplemente, era práctica de posturas para estirar y liberar el cuerpo y al final de la clase una relajación.

Te aseguro que a pesar de que yo no fuese consciente, en ese momento, hubo efecto a otros niveles, los hubo y mucho.

Al poco tiempo comencé a estudiar y practicar Pilates, y la práctica de ambas técnicas supusieron un antes y un después.

Fue la primera vez que realmente escuché a mi cuerpo y tuve la certeza de que había algo más. Había información, emociones y todo tipo de recuerdos guardados en él.

Desde esa primera práctica a hoy han pasado muchos años y muchas cosas. Han sucedido muchos cambios y principalmente en mí.

En previsión de mi último cambio y a sabiendas de que mi vida se iba a convertir por unos meses en una marabunta, decidí volver a la práctica del Yoga.

La motivación fue dedicarme tiempo para mi, para estar a solas conmigo, poner en forma mi mente, darle su espacio y su tiempo, poner en forma mi cuerpo, bastante tenso últimamente….

Y ¿qué ha sucedido?, después de un mes y medio de práctica de tres o cuatro días por semana, además de conseguir lo que me propuse me he dado cuenta de algo que ya sabía y la práctica del Yoga me recuerda cada día.

Existen tres tipos de dolor:

  1. Dolor de crecimiento. Es el dolor que sientes cuando aprendes cosas nuevas, cuando pones en práctica nuevos hábitos, cuando haces las cosas de forma diferente a lo habitual.
  2. Dolor de disciplina. Es el dolor que sientes cuando repites una y otra vez aquello que te has propuesto hacer. En muchas ocasiones no te gusta, pero sabes que es necesario para alcanzar aquello que deseas. Es el dolor de repetir y repetir todos los días.
  3. Dolor de arrepentimiento. El que sientes cuando miras atrás y ves que no te has atrevido. Que no has vivido la vida que soñabas y ni siquiera lo has intentado.

A lo largo de todos estos años he sentido los tres dolores y desde hace dos años, decidí sentir solo dolor de crecimiento y de disciplina. 

Y estos mismos son los que siento al practicar Yoga. Cuando entras en una postura, sientes tensión, estás incómoda, estás tu sola contigo misma… al principio intentas luchar para mantenerte en la postura o decides abandonarla y después te das cuenta que si la mantienes, respiras y aceptas el dolor, la incomodidad y la tensión pasan. 

Esto mismo sucede en nuestras vidas. El dolor está presente siempre.

Nos movemos por dolor y placer.

Nuestras acciones son para alejarnos del dolor y acercarnos al placer.

Y puesto que el dolor existe y es inevitable, es fundamental abrazarlo para trascenderlo.

¿Qué dolor elijes tú?

Ante las circunstancias de la vida, puedes actuar de tres formas:

Víctima: culpando al resto del mundo de lo que sucede, quedándote en la queja y sin hacer nada mas que eso.

Avestruz: pensando que ya pasará, que ya vendrán tiempos mejores, que no es para tanto, hay mucha gente peor que tú y tampoco haces nada mas.

Guerrera: pensando qué puedes hacer ante esta situación, cuál es el aprendizaje que hay detrás, ver lo sucedido como una oportunidad de crecimiento y tomar acción.

Si lo niegas, si te alejas de él  en una búsqueda constante de placer para no sentirlo, para aliviarlo, es posible que termines sufriendo

Si te recreas en el dolor, tomando una actitud de víctima, tampoco se alivia y es posible que se incremente hasta el sufrimiento.

Por mi experiencia personal y profesional es necesario atravesar el dolor para trascenderlo, para crecer, para evolucionar.

Atravesar el dolor, duele, y a veces, mucho, sin embargo es necesario para superarlo.

Por suerte, hoy tenemos acceso a muchas técnicas que nos ayudan a trascender ese dolor, a conocernos y responder preguntas existenciales como ¿quien soy yo? o ¿para qué estoy aquí?.

En el programa de hoy entrevisto a Violeta Arribas, autora del libro «Yoga y Ayurveda, de la ansiedad a la Salud integral». Ella es profesora de Yoga, formadora de profesores y terapeuta Ayurveda.

La entrevista es una auténtica delicia. Violeta nos presenta el Yoga y el Ayurveda como una forma de captar tu verdadera esencia, como una forma de aumentar la consciencia, el autoconocimiento y dejar que surja tu Ser.

Yoga es la ciencia que hace consciente lo subconsciente, integra armónicamente las emociones. Desarrolla la conciencia y la incorpora al cuerpo. 

Ayurveda se centra en la parte física, en la interacción con el medio. Es un sistema de psicología transpersonal y medicina psicosomática.

Cuando termines de escuchar la entrevista desearás comenzar con la práctica del Yoga.

Puedes contactar con Violeta también a través de Instagram o Facebook.

También puedes escucharla en Spotify o en Ivoox.

Para terminar, me gustaría compartir contigo la frase que repetimos el lunes en clase y a la que volvía cada vez que necesitaba transitar el dolor.

«Me conecto con mi centro y mi poder interior».

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » Laura Cubero.
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola Networks (proveedor de hosting de lauracubero.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola Networks.
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.